motta

Con tan solo dos discos, Francesco Motta, ha entrado en la top ten de los artistas indie más amados de Italia. ¡Pero no lo llaméis indie!

Criminal Jokers

Francesco Motta, conocido solo como Motta, es un cantautor toscano, cercano al mundo indie, y que pero rechaza rotundamente esta clasificación; de hecho en una entrevista dijo: “No me llames indie, ni siquiera sé cuál es el significado de esa palabra ni me importa, escribo canciones. Esto es lo que hago «.

Motta empieza su andadura como músico en 2006, creando el grupo busker-punk Criminal Jokers. El primer disco de la banda, This Was Supposed to Be the Future, publicado en 2010, fue producido por Andrea Appino (hemos hablado de Appino aquí).

En 2012 publican su segundo álbum, esta vez en italiano, Bestie. Dos años después los componentes de la banda toman caminos distintos y Francesco empieza a trabajar como solista.

«Nuestra ciudad ahora está cubierta de barro
Nuestros pensamientos aplastados por el tiempo
Ventanas con vista a la gente
Nadie puede hacer nada al respecto ahora».

El fin de los veinte años

En marzo de 2016, a unos meses de cumplir 30 años, sale a la venta el primer álbum solista de Motta, La fine dei vent’anni (el fin de los veinte años). Es innegable que para los millennials el trigésimo cumpleaños es un punto de inflexión. Si tenéis veinte y mucho (o treinta y poco) sentiréis sus canciones como vuestras, por qué Francesco cuenta perfectamente las sensaciones que nos invaden al comenzar esa nueva etapa.

«Para mudarse dos veces en un mes

Se necesidad tranquilidad

El fin de los veinte años
Es un poco como ir con retraso
No tienes que equivocarte de carretera
No tienes que hacerte daño
Es encontrar aparcamiento».

 

Francesco llega a la «edad adulta» con un amplia experiencia en el mundo de la música, empezando por Los Criminal Jokers, pasando por su etapa como poli instrumentista con bandas del nivel de Zen Circus y con la grande Nada, hasta llegar a su título de compositor de música para el cine en el Centro Sperimentale di Cinematografia de Roma.

En sus canciones parece preguntarse «¿ Y ahora qué? Ahora que hago con todo eso? ¡Que no os confundáis! No hay cinismo en sus canciones, lo que hay es mucha introspección, inquietudes, preguntas que aún no tienen respuestas, y nuevos escenarios; los 30 son una nueva página para escribir.

En La fine de vent’anni hay sonoridades distintas, folk, punk, rock, y colaboraciones ilustres (Giorgio Canali y Riccardo Sinigalli entre otros) que hacen sí que el primer álbum de Motta sea un éxito total que le permite ganar la Targa Tenco 2016 como Mejor disco de debut.

Vivir o Morir

A pesar de haber dicho más de una vez que su segundo álbum iba a llegar con el fin de sus treinta años, en 2018 Francesco publica un nuevo álbum, Vivere o Morire (Vivir o Morir).

«¿Y si todavía estuviéramos juntos?
¿Y si esta fuera la última canción?
Hemos terminado las palabras
Y tu que nunca entendiste
Desde donde empezar
Tomamos algo
Como si esta fuera nuestra última noche juntos».

Es un Motta maduro. El pasaje de los veinte a los treinta se ha cumplido, y Francesco deja ver su lado más intimo: Vivere o Morire es el disco de un hombre enamorado que no se avergüenza de sus sentimientos.

Vivere o Morire es un disco menos ruidoso, donde las letras toman aún más importancia que en su disco anterior. Es un disco lleno de gratitud hacia los padres, de amor sincero hacia los amigos, de encanto por sus dos ciudades Livorno y Roma. Gracias a estas letras de autor Motta entra en la lista de los cantautores italianos.

«Cambian los versos de las canciones
Los silencios, las sonrisas, el negro de la ropa
Tú también has cambiado
Que siempre piensas en todo lo que no tienes
Que quizás sea muy pronto para un hijo
Y siempre piensas en todo lo que no tienes
Y que quizás nunca tengas»

 

Con Vivere o Morire llega también otra Targa Tenco, la de mejor álbum en absoluto de 2018.

Curiosidades sobre Motta

  • Francesco Motta está casado con la actriz Carolina Crescentini. Los dos son muy seguidos en Instagram y son una de las parejas más amadas del «showbiz» italiano.
  • Motta acaba de publicar un libro, «Vivere la musica», donde cuenta sus primeros pasos en el mundo de la música. En palabra del mismo cantautor la música «es nuestra soledad en el mundo, nuestra capacidad de estar a solas con nosotros mismos. Un abandono que no tiene anulación, pero que está cerca de la profundidad de la vida, favorece el verdadero bienestar, compartiéndolo con la soledad de todos los demás».
  • En 2019 participó a Sanremo con una canción de amor y amargura para su país, Dov’è l’Italia (¿Dónde está Italia?).

«Sería bonito terminar así
Dejar todo y disfrutar del engaño
Cada vez
La magia del aburrimiento
Del tiempo que pasa la felicidad»