El Verbo Odiado

El Verbo Odiado son una banda Oscense que han llegado pisando muy fuerte y además han llegado para quedarse. Con tan sólo unos minutos de escucha de sus canciones te das cuenta de que este grupo tienen algo especial, algo que tiene que ver con la autenticidad y la pasión.

El Verbo Odiado nace en Huesca en otoño de 2012 como el proyecto personal de folk intimista creado por Jorge Pérez. Con el paso de los años el proyecto fue ganando en  intensidad sin perder delicadeza sumando los guitarristas Jorge Moreno y Adrián Mored, el batería Juan Ramón Plaza y el bajista José Ibáñez, llegando a ser nominados en los Premios Aragoneses de la Música en la categoría de mejor EP autoeditado y consiguiendo telonear a bandas como La Habitación Roja o McEnroe. (Fuente Subterfuge Records) Como ya os hemos contado en BeForFestivals, el pasado 20 de marzo del 2020,en mitad de toda esta pandemia, publicaron su segundo álbum titulado “Nada que celebrar”.

Hemos tenido la oportunidad de charlar con ellos y quién mejor que la propia banda que para que nos expliquen su prometedor proyecto. Hablamos con Jorge, vocalista de la formación.

Os habéis conocido y creado en el templo del indie Oscense, el 21. Un local que se encuentra en el ranking del top 5 de las mejores salas de conciertos de España a nivel de Razzmatazz en Barcelona o Sala Sol en Madrid. Y que además su propietario, Luis Costa, es ahora vuestro mánager. ¡Contarnos! ¿Cómo surgió vuestro proyecto?

El final de la anterior banda que teníamos Juanra y yo coincidió con el inicio de la exitosa andadura de la sala el 21. Durante un tiempo seguí fabricando canciones en la intimidad de mi casa sin tener ninguna pretensión mayor, pero fue Luis quien puso todo el empeño en que aquellas canciones salieran de esa habitación, tirando del hilo y ayudando a conformar una banda entre amigos que tenían como punto de referencia el 21. Realmente, como todo lo que nos va sucediendo a El verbo odiado, fue un proceso muy natural, sin presiones ni prisas. Supongo que la cocción a fuego lento va en nuestro ADN y que el 21 de nuestro querido Luis fue el caldo de cultivo perfecto para este proyecto, para seguir hoy aquí, mirando hacia el futuro.

¿Qué nos vamos a encontrar escuchando vuestro álbum “Nada que celebrar”? ¿Qué diferencias hay respecto a vuestro primer trabajo? 

En cierto modo lo consideramos como una segunda parte de “Tú ganas”, entre uno y otro no ha pasado tanto tiempo ni tantas cosas. Los personajes figurativos y abstractos siguen siendo los mismos, y nosotros también. Pero por otro lado somos conscientes de que hay una evolución involuntaria, como el aprendizaje de un niño. La creciente comunión entre nosotros mismos y nuestro productor Raúl Pérez hacen que sea un trabajo mas serio, más nuestro; incluso hemos creído haber alcanzado algún objetivo invisible, y al mismo tiempo con este disco se abre una puerta, no tanto para buscar otros caminos, sino para recorrer de nuevo con mas atención y mejor paso el camino ya conocido. Aunque a veces puedes perderte y acabar en un lugar nuevo, pero eso ya se verá.

¿Tenéis los mismos referentes musicales o cada miembro de la banda aporta un estilo y eso os permite crear vuestro registro particular?

Coincidimos en muchas cosas, sobre todo generacionalmente, pero cada uno tiene sus pilares maestros, y la mezcla de todos o alguno de ellos hace que el resultado final de una canción, de un disco, sea un poquito de cada uno de nosotros. Al final creemos que esa es la base de la creación, mezclar elementos para conseguir dar con un elemento nuevo.

¿Cómo es el proceso de composición de una canción?

La mayor parte de las veces el esqueleto y letra de una canción siguen saliendo de mi casa, de mi habitación. Después, en el local de ensayo, se pone en común y poco a poco vamos vistiendo esa canción desnuda. A veces la idea está muy clara desde el principio, pero otras nos rendimos a la vaga improvisación y buscamos uno de esos otros caminos que quizá termina por llevarnos al mismo sitio, pero los paisajes que hemos visto hacen que el lugar sea distinto, aún siendo el mismo. Después las canciones pasan por diversas revisiones en cada ensayo y la última y (casi) definitiva justo antes de ir al estudio de grabación.

¿Con qué bandas os gustaría tocar?

En noviembre tenemos una nueva cita con nuestros queridos McEnroe, y mas allá del amor que sentimos por su música nos hace mucha ilusión volver a compartir tiempo y espacio con ellos, son personas de 10 en todos los sentidos y será un día de estar “en familia”. Si pudiéramos elegir e hiciésemos una votación entre nosotros quizá saldrían nombres como Radiohead, Placebo, Arcade Fire…y mirando mas cerca, en nuestro país, nos encantaría compartir escenario con Pumuky, o con nuestros compañeros de sello Kracauer y Ambre, que han sacado este año dos discos monumentales.

Ahora estáis en primera división. ¿Qué ha significado para vosotros fichar por Subterfuge?

Un honor y una oportunidad incalculable, son el sello independiente por excelencia de nuestro país y un escaparate difícil de igualar. En su momento nos parecía una utopía, luego un sueño y ahora es una realidad que intentamos aprovechar y disfrutar a cada momento. Tratan con pasión y dedicación cada cosa que tienen entre las manos, y ese es nuestro lugar, nuestra casa.Confiaron en nosotros, y eso es mucho.

¿Como surgió la colaboración con Ricardo Lezón (McEnroe) en Lluvia en Abril?

En cierto modo Ricardo es nuestro mecenas, desde que lo conocimos se interesó por lo que hacíamos, nos apoyó y nos guió en el camino. Gracias a él terminamos grabando “Tu ganas” en La Mina con Raúl y otras muchas cosas. Nos hacía mucha ilusión que formará parte de esto, que formara parte de nuestra música. “Lluvia en Abril” es una canción que conocía desde los inicios y que significaba para el algo especial, así que no lo dudamos y al preguntarle a Ricardo si querría cantarla él estuvo ahí, como siempre ha estado.

 Me imagino que tendréis ganas de presentar Nada que celebrar en directo. ¿Cómo es un directo del Verbo Odiado? 

Estamos locos por volver a subirnos a un escenario, creíamos estar en la forma perfecta para presentar este disco cuando estalló la pandemia y nos quedamos con las ganas, las guardamos muy dentro todavía. Nos gusta pensar que nuestros conciertos son emocionantes sin necesidad de artificios, intentamos defender nuestro trabajo dejándolo todo en el escenario, al menos todo lo que tenemos. Creemos que en directo subimos un peldaño de electricidad, de intensidad, y con cada concierto la sensación que nos queda es que vamos a más. Intentaremos mantener esta línea cuando vuelva la competición.

¿Cuál ha sido vuestra banda sonora de cuarentena?

La sintonía de los informativos nos ha robado bastante atención, pero ha habido espacio para un amplio abanico, desde Sera Cahoone hasta el último trabajo de los Strokes, Everything Everything, Triangulo de amor bizarro o McEnroe y Pumuky que nunca faltan, cualquier artista, disco o canción que sea capaz de emocionarnos.

¿Vuestros  planes para el futuro cuáles son? 

De forma mas inmediata mantenernos a la expectativa del transcurso de los acontecimiento, porque nuestra idea es salir a presentar este disco por todos los rincones que podamos, conocer gente, ganar amigos y continuar con las buenas sensaciones que estábamos teniendo. Estamos tratando de preparar una gira de presentación para cuando las condiciones ya sean aceptables, será un tanto extraño ya que habrá transcurrido bastante tiempo desde que el álbum se publicó, pero nuestra ilusión y las ganas estarán intactas.

Además de las brillantes versiones que habéis hecho durante el confinamiento. ¿Habéis creado nuevos temas durante esta cuarentena? 

Lo de las versiones ha sido un entretenimiento en forma de experimento, nunca había intentado cantar canciones de otros artistas porque no creía tener nada que aportar, pero la ocasión parecía ser apropiada, y al final ha resultado ser muy enriquecedor.Pero si que ha habido bastante tiempo para nuevas canciones, y ya tenemos un buen puñado de ellas para cuando volvamos al local. Aunque a veces parezca lo contrario las canciones nunca dejan de llegar.

¿Dónde os gustaría veros dentro de 10 años? ¿Qué escenario os imagináis?

Nos gustaría vernos, eso ya sería suficiente. Al final lo mejor de esto es compartir con aquellos a los que quieres una de las partes mas valiosas de tu vida, y el lugar donde eso suceda será importante en su debido momento.

Gracias por atendernos y nos vemos en vuestro próximo concierto. Ojalá que pronto si tengamos algo que celebrar pero junto a vosotros. Gracias y mucha suerte.

Gracias a vosotros.