The zen circus

Dicen que no hacen política, pero llevan 25 años cantando las miserias de los italianos, yendo inevitablemente en contra del sistema. Es complicado resumir lo que son los Zen Circus en pocas palabras y con pocas canciones, aunque lo intentaremos con este articulo.

The Zen Circus

Los Zen Circus son una banda de rock-punk alternativo. Nacen en 1994, en Pisa, por mano de Andrea Appino, voz y guitarra, y Marcello Bruzzi, ex batería de la banda. El nombre parece nacer de la unión de Zen Arcade y Metal Circus, dos discos de los Hüsker Dü, una banda hardcore punk estadounidense. Pero en 2016 Appino contó en una entrevista que el nombre surgió de la palabra Zen, que significa alcanzar el nirvana, y en una época en la que todo el mundo escuchaba los Nirvana les pareció divertido. No habían tenido en cuenta que en Roma había otro grupo con el mismo nombre y finalmente, en el 2000, acabaron cambiándolo in The Zen Circus.

«Mamá, ¿qué pasó?
Hoy el mayor temor es el fracaso
Yo, que he tenido un poco de éxito, puedo decirlo
No cambia nada, sigo queriendo desaparecer,
Y reír solo en una habitación
La misma donde no entendía la distancia
Entre un sueño que se hace realidad en esta realidad.
Yo que creía que la felicidad estaba allí…»

Del inglés al italiano

Como le pasò a Love of Lesbian, también a los Zen Circus el éxito les llego solo después de dejar atrás el inglés para empezar a componer en italiano. El disco que marca un antes y un después en la vida de la banda de Appino es Andate tutti affanculo (Iros todos a la mierda), publicado en 2009 por La Tempesta Dischi.  El tema que une las 10 pistas del álbum es la indiferencia, y el título es, según el grupo, el insulto más inútil y genérico que se puede decir, de hecho en la title track, en realidad, no envían a la mierda a nadie.

 

«A las mujeres, a los hombres, a los maricones
Os amo, os adoro y os cubro de besos
Cuerpos desnudos, sin gracia o armoniosos,
Perdedores para siempre, perfectos para hoy».

Aún así el disco sigue siendo una declaración de intenciones (el disco fue pre anunciado por el sencillo Gente di Merda), en sus letra hay rabia, resentimiento y humor negro. Los Zen Circus salen así de su zona de sombra y entran de prepotencia en la escena alternativa italiana del momento, coleccionando 110 fechas de una gira que les permitirá vencer el premio Mei como mejor gira del 2010.

Nacidos para subir

Este el titulo del segundo trabajo completamente italiano de la banda, Nati per subire, publicado en 2011, y que cuenta con la colaboración de más de 10 artistas (como por ejemplo Dente, Il pan del Diavolo o Giorgio Canali). Nati per subire es un disco que subraya las razones del anterior trabajo; una amarga ironía y un general resentimiento son los hilos conductores de toda la obra de los Zen Circus, y aquí más que en otros trabajos hay una critica espinosa al mayor defecto de los italianos, la indiferencia, con canciones como I qualunquisti (Los pasotas) o La democrazia semplicemente non funziona (la democracia simplemente no funciona).

No hay intocables para The Zen Circus, todos tardes o temprano han sido víctimas, o protagonistas, de sus «denuncias», de sus canciones tan directas que duelen.

 

De canciones contra la natura y guerras mundiales

El 21 de enero de 2014 sale a la venta Canzoni contro la natura (Canciones contra la natura), el primer disco de los Zen Circus que entra en la top 10 de venta italiana. Y aunque no se propusieron hacer un disco conceptual hay un único tema que inspira todo el disco, unas declaraciones del poeta Ungaretti, que fueron el punto de partida para poner el foco en la lucha del hombre contra la natura y contra su misma especie. Pero, como era de esperar, no pudieron evitar hablar de política, regalándonos una de sus canciones más polémicas, Viva, con una clara alusión a un partido que acababa de entrar en parlamento. Appino y los suyos no temen a nadie:

Mi voto vale como el de este imbécil
Entonces, ¿qué me importan tus cinco estrellas?
Y de todas las palabras que escucho que balbuceáis
Por encima del bien común el amor universal
No me da vergüenza si me das del mendigo
Por supuesto que no tengo dinero, pero de ser atractivo
Y rodeado de idiotas me importa un bledo.

De la lucha contra la natura a la tercera guerra mundial el paso es breve. Con ese mismo titulo, La terza guerra mondiale, en 2016 lanzan su noveno álbum de estudio. Los Zen Circus creen que la esperanza es una trampa, y esta forma de pensar se reflexiona en las letras de Andrea Appino, que a menudo ha sido acusado de ser catastrófico. Más que catastrofismo yo veo en los Zen Circus un implacable realismo y un pesimismo muy marcado.

«Soy yo, soy yo, que hice todo mal
Escuelas secundarias, las cuentas de alquiler
Y nunca recuerdo tu cumpleaños
Soy yo, soy yo, o tal vez fuiste tú
Había elecciones, ya no me acuerdo
Voté por el conde Mascetti y te enojaste conmigo
¿Soy yo o eres tu dentro de esta prisión?
Soy yo o eres tú, acostado en la barra
No quiero bailar, quiero lastimarme.»

La terza guerra mondiale es probablemente el disco más duro de Zen Circus, que acompañan sus polémicas con un rock noventero. Pensamos en temas como Pisa Merda o La Zingara (La Gitana). Este ultimo tema en concreto fue escrito usando los insultos que Appino leyó en los comentarios a los vídeos de algunos ROM. Un experimento atrevido, que sirvió ad Appino para demostrar que los italianos estaban desando entrar en guerra, una guerra cualquiera, y que por culpa de un difundido analfabetismo funcional casi les convierte en el grupo estrella de la Lega Nord.

La madurez

Y como no podía ser de otra forma también para Zen Circus llegó la madurez artística, que coincidió con los cuarenta años de Appino. Il fuoco in una stanza (El fuego en una habitación), publicado en 2018, es el disco más personal y menos rockero de Zen Circus, y probablemente el trabajo más redondo de la banda.

La banda que nunca se ha guardado nada, que ha contado los fracasos y las miseria de toda una generación, que se ha hecho portavoz de la rabia y el desencanto, da por fin rienda sueltas a sus emociones más intimas. De aquí salen joya como Catene (Cadenes):

«Odiarte a ti mismo
Por las mismas razones que llevan los niños a odiar a los padres
Que llevan los amantes a lastimarse, para luego olvidarlo
Y empezar de nuevo».

 

Sanremo: ¿El fin de los Zen Circus?

Hace poco más de un año los Zen Circus decidieron participar al Festival de Sanremo, una elección muy criticada por parte de sus seguidores. Sanremo es la competición musical más famosa del país, pero no suele ser especialmente alternativa, y cuando un grupo indie sale de su nicho para darse a conocer al grande público suele darse por perdido, caído para siempre en la trampa del mainstream.

Esto a los The Zen Circus no le pasó. La banda decidió presentarse con un texto muy político, con una musicalidad elaborada, sin estribillo y de difícil ejecución, demostrando una vez más que las calidades artísticas del grupo y de su mente, Appino, siguen intactas.

«Tienes la democracia en tu corazón
Pero el amor es una dictadura,
Hecha de imperativos categóricos
Pero ninguna ejecución,
Mientras que la anarquía se encuentra dentro de cada emoción».

Curiosidades:

  • La banda a lo largo de sus 26 años ha cambiado todos los componentes, menos a Appino. La formación actual es: Andrea Appino, Karim Qqru, Massimiliano «Ufo» Schiavelli y Francesco Pellegrini.
  • Andrea Appino ha publicado dos discos como solista. Su primer disco, Il testamento, ganó la Targa Tenco en 2013.
  • La banda ha creado su casa discográfica, Iceforeveryone Records, pero no ha publicado nada más que un disco con su propia etiqueta, dedicándose a publicar discos de otros artistas de la escena indie.
  • Giran Italia con una caravana de 1978.