Desde Blackened Sky hasta A Celebration of Endings han pasado 18 años y 9 discos de estudios en los que la banda escocesa ha ido ganando fama y absorbiendo influencias, pasando de esos sonidos agresivos y contundentes que nos ofrecieron en Puzzle, Only Revolutions y Opposites, y al disco  Ellipsis, en el que bajaban revoluciones.  Pero en este A Celebration of Endings han vuelto a esa senda que les ha hecho llenar los grandes recintos europeos, demostrando que, dos décadas después de su debut, Simon Neil (Alma mater del grupo) sigue teniendo las ideas claras.

A Celebration of Endings arranca con «North Of No South»,  un frenético tema de ritmo cambiante que arranca con un exquisito punteo de guitarra, para dar paso a un riff contundente, pero a los 48 segundos cambia totalmente su camino para situarnos en un registro mucho más melódico en el que Simon Neil proclama un mundo sin Dios , adornado por unos magníficos coros, modificados en el proceso de producción , antes de volver a subir de intensidad en el estribillo.

No hay nada encima de nosotros, debajo sólo hay cadáveres

Tras tener claro que han vuelto los Biffy Clyro de los inicios, pasamos a «The Champ», que es incluso más ambicioso,aunque menos potente que el primer tema. Incluye arreglos de piano y cuerda, y una melodía que se te quedará grabada en la cabeza y volverá a ti cuando menos te lo esperes. Es menos potente que la primera, pero ya dejan ver que el disco promete.

«Weird Leisure», confirma que han vuelto a lo que mejor saben hacer, himnos de estadio, con su ritmo al trote, ese pre-estribillo con Ben Johnston jugando con las baquetas, un estribillo épico, donde Neil pone sus miras en el lado más íntimo de la banda.

Estamos librando una guerra fea y no es bueno asustarse

«Tiny Indoor Fireworks» tiene estribillos propios del movimiento pop-punk con esa fuerza del hard rock que los escoceses conocen tan bien. En este tema la guitarra de Neil se entremezcla con el bajo y la batería de los hermanos Johnston. Sin duda es fácil imaginarse a una multitud saltando, durante tres minutos exultantes, al ritmo de esta canción.

«Worst Type Possible» nos devuelve a los Biffy mas  rarunos, en un tema en el que vuelven a jugar con diferentes intensidades con maestría, dándonos muestra de que también se manejan a la perfección en esos temas de  rock más pausado, casi pastelosos.

Los tiempos están cambiando, mi amor, y todo el mundo lo sabe

Este tema nos ofrece la pausa necesaria para disfrutar de «Space» , ese tema romántico que no puede faltar en ningún disco Hard rock que se precie y que Simon ejecuta a la perfección con versos como

¿Me esperarás? ¿Me esperarás? Siempre hay un espacio en mi corazón para ti

Tras este momento romántico volvemos a las guitarras aceleradas y ritmos vertiginosos con «End Of», donde encontramos unos  Biffy enrevesados y viscerales, provocándonos una sonrisa a los fans más antiguos. A aquellos que anhelamos los discos de sus inicios.

Toca el turno del single de adelanto, un tema que no tiene nada que ver con el disco, «Instant History» nos trae a esos Biffy Clyro a los que les gusta experimentar con sonidos, y que nos deleitan con un tema Pop más electrónico y comercial y que hacía presagiar un disco más flojo de lo que realmente tenemos entre manos.

«The Pink Limit» vuelve a traernos las guitarras y la batería que tanto nos gusta. Otro tema enérgico que tras volver a levantarnos y subirnos en la ola, nos deja con «Opaque», un tema acústico en el que James y Ben dan un paso atrás para que su compañero brille.

Y si pensábamos que todo había terminado, llega «Cop Syrup», seis minutazos de puros Biffy que nos llevan de una sección de grunge a un pasaje acústico digno de un disco de los 70 en la que una orquesta va añadiendo capas hasta volver a un final colérico que nos deja ver al Neil más airado

Fuck everybody!!

En definitiva, creo que tenemos entre manos un excelente trabajo de estos escoceses que nos han vuelto a enseñar esa energía contundente que nos enamoraron con sus primeros discos y que van a volver a hacernos disfrutar en sus directos, aquí en España.