crónica sexy zebras en peter rock valencia

Es una pena que algunas giras se acaben. Entiendo que los músicos también descansan, pero significa que hasta dentro de un año, como mínimo, no volveremos a disfrutarles en directo. El viernes viví el fin de gira de La Polla Tour en la sala Peter Rock. Los Sexy Zebras se acercaron de nuevo a Valencia para despedirse. Lejos de ser un triste final, el concierto estuvo genial, con final apoteósico incluido.

Es la cuarta o quinta vez que escucho la intro, donde declaran “escondan a sus hermanas”. Razón no les falta, porque Gabi, José y Samu son un auténtico peligro sobre el escenario. Son uno de los directos más locos que he visto hasta ahora, especialmente en salas, donde interactúan continuamente con el público.

Los putos Sexy Zebras, título de su segundo disco (“Hola, somos los putos Sexy Zebras”) y apodo del que ya no se libran, no son la típica banda de rock, ni de punk y mucho menos de pop. No son fáciles de encasillar, ahí es donde reside su  gracia.

El publico en sus conciertos es tan variopinto como su música. Tienen un denominador común, volverse locos con los pogos, sin distinción de estilos ni tribus urbanas. En Peter Rock les costó soltarse en las primeras canciones, que cantaron tímidamente. Conforme los minutos pasaban, la energía del trío madrileño fluía, el alcohol iba y venía, y aquello no tuvo nada que envidiarle a un gran festival.

Canciones irreverentes, sin tapujos, subidas de tono, esa es su música. No hablan de lo típico, amor o desamor y otras fórmulas magistrales que funcionan a los más comerciales. Son chicos de barrio, que no lo pierdan nunca, les da un toque muy personal e intransferible.

Comentaban mientras interpretaban temas como “El Semental”, “La Polla”, “Mami” o el más romántico de sus temas “Quiero Follar Contigo”, que ha sido una gira bastante accidentada y lo demostraron. Cuando se disponían a despedirse de la sala con “Sexo y Marihuana” saltó la luz. En un primer momento de confusión pareció que aquello formaba parte del espectáculo. Pero no. Fue un apagón que salvaron de la mejor de las maneras, José nos deleitó con una canción a capella.

Con la vuelta de la luz, dieron “el concierto más corto de su carrera”. Pusieron su intro, seña de identidad de sus directos, y cerraron regalando al público los dos primeros temas que ya habían interpretado más “Sexo y Marihuana” para cerrar.

Sus directos son bastante peculiares. Aprovechad las pocas fechas que les quedan para verles. Lejos de estar triste por la despedida, prefiero quedarme con la idea de que en muy poco tiempo tendrán un cuarto disco en circulación.

P.D. Como no pude hacer fotos, son las cosas que pasan cuando una no va de prensa, rescato una foto del último festival al que asistieron en Valencia para la portada de esta crónica.