Freedonia Joy Eslava
Deborah Ayo Freedonia
Foto by Begoña García

Freedonia es una formación diferente a las bandas alternativas de este tiempo. Nueve músicos divididos en sección de cuerdas , sección de vientos, percusión y una vocalista: Deborah Ayo. Unidos por la música soul, R&B y blues. Géneros a los que, por desgracia, no se trata igual relegándoles a pequeños nichos de mercado. Pero esta banda acabó con este hecho en  el segundo concierto de presentación de su nuevo álbum Conciencia (Autoproducido, 2019).

En Conciencia Freedonia aboga por hacer abrir los ojos al público ante la deshumanicación. Guiando a los oyentes para fijar la mirada en los problemas importantes y tender lazos de empatía, colaboración y fraternidad frente al odio y el rechazo al otro. Esas fueron las sensaciones que transmitieron en la presentación en directo ante un público que se entregó sin reticencias a ello. Tan entregado estaba que a pesar de las dos veces que falló el sonido no dejaron de bailar y cantar. Parte de responsabilidad la tiene Deborah. Supo sacar del apuro a la banda animando a los presentes a seguirlas con palmas y coreando estribillos.

La madurez que está alcanzando la formación se hacía latente cada vez que interpretaban un tema perteneciente

Freedonia concierto Joy Eslava Madrid
Foto by Begoña García

a trabajos anteriores. En ‘Dignity and Freedom’ del disco homónino Dignity and Freedom (Autoproducido, 2014) se siente la influencia de la música negra. Con una fuerte presencia de la sección de vientos por encima de las demás. El saxofón y la trompera marcan el ritmo, contrastando con los característicos graves y agudos de cada uno de estos instrumentos. Suponen la cara y cruz de este tema. En cambio, en temas como ‘About Humanity’ o ‘Running to nowhere’ la guitarra es la que marca el ritmo para acercarse al rock de las décadas de los años 60 y 70.

Deborah Ayo, última incorporación a la banda, es la solución perfecta a la cuadratura del círculo. Su voz repleta de matices es capaz de dar la entonación a todos los géneros con los que se han atrevido a jugar. Pasando su voz de una suavidad que recuerda a la misma entonación de Etta James, cantante estadounidense de soul y jazz; a la manera de desgarrarse de Janis Joplin, reina del rock de la década de los años 60.

De este modo, Freedonia volvió a dejar claro mientras presentaba su cuarto disco Conciencia que su música no es para unos pocos. La excelente combinación de géneros y su constante trabajo les llevaron a llenar durante dos noches seguidas la sala Joy Eslava de Madrid.